Inicio Vía Orgánica

En México, Un Contaminante de Alta Peligrosidad: Experto

  • Se usa como insecticida pese al acuerdo de eliminarlo del planeta
    Por Angélica Enciso L.
    La Jornada, 16 de Junio de 2008
    Derecho al Fuente

Es un químico muy volátil y provoca graves daños a la salud

Pese al acuerdo mundial de eliminar del planeta los 12 contaminantes tóxicos persistentes (Cops), debido a su peligrosidad para las personas y el medio ambiente, aún continúa el uso comercial de productos como el endosulfán. En México este químico está autorizado como insecticida para 48 usos, entre agrícolas e industriales, señaló Fernando Bejarano, del Centro de Análisis y Acción en Tóxicos y Alternativas (CAATA).

Esta sustancia se utiliza en cultivos como algodón, café, hortalizas, maíz, trigo, caña de azúcar, productos ornamentales, frutales, tabaco y vid, además de que tiene un uso industrial. Pertenece al grupo químico de los Cops, sustancias que ya han sido prohibidas y que forman parte del Convenio de Estocolmo, cuya meta es eliminarlas del planeta, explicó el especialista.

Las características de la "docena sucia" es que son químicos que se impregnan en la cadena alimenticia, persistentes, se trasladan a grandes distancias y bioacumulables, además son cancerí- genos y provocar mutaciones, explicó. Las sustancias que el convenio busca eliminar y ya está prohibidas son los plaguicidas aldrín, clordano, DDT, dieldrin, endrin, heptacloro, hexaclorobenceno, mirex y toxafeno, así como los productos industriales bifenilos policlorados o askareles, y los derivados de procesos secundarios industriales o por combustión, como las dioxinas y furanos.

Actualmente el endosulfán es el organoclorado que tiene mayores concentraciones atmósfericas en el mundo, ya que es muy volátil y viaja a grandes distancias en el aire, explicó Bejarano en entrevista.

La Unión Europea nominó a este químico para incluirlo en la lista del Convenio de Estocolmo, porque una vez que se libera al ambiente se traslada a regiones remotas, es el Cop que más se ha medido actualmente, porque se sigue utilizando a pesar de que ya se prohibió en 47 países, entre ellos los de la Unión Europea; en tanto Estados Unidos evalúa si hace esto mismo.

Este químico entró al mercado en la década de los 50, cuando se autorizaba el uso de químicos sin considerar los aspectos sanitarios y ambientales, y se le ha encontrado en sangre de trabajadores, en leche materna, está circulando de un medio a otro, puede causar efectos tóxicos a corto y a largo plazos, detalló el experto.

Dijo que aún hay discusión sobre los daños que puede provocar. Para los gobiernos de la Unión Europea no es carcínogeno ni tóxico, pero estudios científicos independientes indican que sí es un potencial carcínogeno en humanos, genotóxico a bacterias, a células humanas y a células de ratones, promotor de tumores y mutágenico.

Refirió que en distintos países se le ha encontrado en alimentos como lácteos, carne, pollo, aceite vegetal, cacahuates, semillas, frutas, miel y arroz, además de que se han detectado residuos en sangre humana, cordón umbilical, placenta, leche materna y tejido adiposo.

Indicó que en la experiencia del uso en plantaciones de nueces cashew, en Kasaragod, India, se observaron comunidades afectadas por la aspersión aérea del químico. Entre los habitantes se detectó la prevalencia significativa de bajo coeficiente intelectual y problemas de aprendizaje entre la población infantil, anormalidades congénitas con malformaciones, problemas neurológicos y anormalidades del sistema reproductivo.

En estudios de seguimiento se han detectado residuos de endosulfán en aire, lluvia, nieve, neblina, lagos, ríos, sedimentos de río, agua subtérranea, pozos, manantiales, mar, sedimentos marinos, estanques de camarón, lagunas, estuarios, suelo, corteza de árbol, plantas acuáticas, peces y huevos de cocodrilo, puntualizó.