Inicio Vía Orgánica

Bolsas Ecológicas en Granada, España

  • Bolsas ecológicas para el Centro
    Por JUAN ENRIQUE GÓMEZ
    IDEAL, España, 26 de Junio de 2008
    Derecho al Fuente
Cada granadino consume casi 350 bolsas de plástico al año. Esa enorme cifra supone un impacto ecológico tremendo, ya que cada una de esas bolsas no se destruye con facilidad. El plástico de ese tipo tarda más de 400 años en autodestruirse. Paliar el gravísimo daño ambiental que producen las bolsas de plástico es el objetivo de una campaña que ha puesto en marcha el Centro Comercial Abierto con la colaboración de la concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Granada.

A partir de ahora los comercios del centro entregarán bolsas biodegradables a sus clientes. Se trata de bolsas de plástico fabricado a través de fécula de patata. La diferencia con las tradicionales, que no se aprecia a simple vista, es que se autodestruyen en pocos días si son tiradas al campo o dejadas en cualquier lugar en el que haya unas mínimas condiciones de humedad, y su tratamiento en las plantas de reciclaje y transformación de residuos sólidos es rapidísimo y dan lugar a abonos como el compost.

Más caras

La presidenta del Centro Comercial Abierto, Ester Ruz, afirma que han tenido una magnífica acogida por parte de los comerciantes, que están dispuestos a utilizarlas para ayudar a una ciudad más sostenible. El problema es que el coste de estos elementos es tres veces superior al de las bolsas normales. Por ese motivo el Ayuntamiento colabora con esta campaña aportando parte de la financiación, dice la concejala de Medio Ambiente, María Dolores de la Torre, que considera que cualquier iniciativa tendente a disminuir los residuos no biodegradables es digna de tenerse en cuenta, más aún cuando no se trata de bolsas de pape, que necesitan mucho agua y materia prima vegetal para producirlas, sino que parte de un producto natural, fécula de patata y son cien por cien biodegradables.

El concejal de Movilidad y Comercio, José Manuel García Nieto, indica que Granada es la primera ciudad española, junto con Zaragoza por la Expo, que se decide a implantar una campaña de este tipo, que marca un hito en la sostenibilidad.

En España, del total de bolsas que usa cada ciudadano, sólo se recicla aproximadamente un 10%, lo que significa que una gran cantidad de material no degradable, fabricado a través de derivados del petroleo, van a vertederos, el campo o se quedan tiradas por las calles y cunetas. La estimación de consumo es de más de un millón de bolsas por minuto en el mundo, con el agravante de que una vez que se desechan tienen un alto poder contaminante, por su composición de hidrocarburos y por los metales pesados que componen las tintas que se utilizan para las estampaciones y grafismos.

En lugares donde no existe un sistema de reciclaje, la mayoría de las bolsas se incineran y emiten una alta dosis de contaminación al aire, con lo que afecta de forma considerable al cambio climático.

La idea del Ayuntamiento de Granada es contribuir a reducir las emisiones de todo tipo, entre ellas las que producen las bolsas. Para la concejala de Medio Ambiente, pagar seis céntimos por bolsa, no es dinero si se consigue una reducción del nivel de contaminación.

jegomez@ideal.es