Inicio Vía Orgánica

Cuidan Alimentos Orgánicos al Humano y al Planeta

Los alimentos orgánicos más que una moda son una forma de cuidar nuestro organismo y también el planeta. Aires de Campo es la primera distribuidora de estos productos certificada en México.

"Somos una red de comercialización de productos orgánicos que busca, desde 2001, integrar a los productores certificados de las granjas familiares y cooperativas mexicanas, e impulsar el consumo de estos productos", expresa Guadalupe Latapi, dueña y directora de la empresa.

El mercado que persigue alimentos orgánicos en el país es de 3 millones de personas y arroja ganancias de 700 millones de pesos mensuales.

Esto aún cuando el consumo interno de productos orgánicos en México es "bajo", y tiene un crecimiento considerable de 45% anual.

Como país productor de alimentos orgánicos, México ocupa el lugar 18 en el mundo. Tiene el primer sitio en producción de café orgánico y el tercero en miel del tipo.

Sólo para originales

Es importante que cuando vea productos orgánicos en una tienda de autoservicio, estos cuenten con alguna certificación en forma de sello en la etiqueta.

En México aún no existe una certificación oficial, pese a que la "Ley de Productos Orgánicos" se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el 7 de febrero de 2006.

Existen organismos internacionalmente reconocidos, entre los que destaca el International Federation of Organic Agriculture Movements (IFOAM), con sede en Alemania, que dictan estándares y normas para certificar a estos productores.

Para catalogarse orgánicos, la producción animal y vegetal, la recolección de especies silvestres, la acuacultura y la agroforestería deben cumplir con estándares rigurosos.

Los productores se someten a un proceso de análisis y pruebas donde agencias acreditadas vigilan el cumplimiento de las normas, las cuales incluyen análisis de agua, suelos, planes de manejo, métodos de elaboración y productos finales.

El proceso de certificación es costoso y en ocasiones toma varios años.

Los organismos certificadores deben cumplir con lo dispuesto en la Guía 65 de ISO (International Organization for Standardization) y estar acreditados por IFOAM.