Inicio Vía Orgánica

Alimentos Orgánicos, Inversión Para la Salud

Aún cuando el costo de los alimentos orgánicos puede triplicar o cuadruplicar el de los comestibles regulares que se utilizan en las mesas mexicanas, su calidad y sabor es indiscutiblemente superior, señaló la nutrióloga María Fernanda Díaz Laredo.

En un comunicado la especialista de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México comentó que los alimentos orgánicos han sido bien recibidos en México, aunque debido a su alto costo no pueden estar al alcance de toda la población.

Aclaró que los beneficios de la comida orgánica no se ven reflejados en los bolsillos de los consumidores, pero sí directamente en su salud a futuro, como en la sociedad norteamericana, en donde 80 por ciento de los productos que la gente busca comprar es de este origen.

"Vale la pena invertir más dinero para llevar a casa alimentos de mejor calidad", apuntó la especialista, quien recordó que estos productos no contienen químicos que puedan dañar la salud.

Destacó que la cocina orgánica se basa en un principio fundamental, que es el cultivo de productos como café, frutas, verduras e incluso vino, sin contacto con pesticidas, químicos o aditivos, así como otros cuidados, como el caso de los animales de granja, lo que permite ser alimentos ciento por ciento naturales.

En el caso de algunas frutas, el sabor es completamente diferente, tanto así que incluso se puede comer la cáscara, cosa que con una fruta común no se puede hacer con seguridad, ni siquiera lavándola, pues muchas han sido regadas con aguas tratadas o interferidas con químicos.

Señaló que a diferencia del pollo que llega usualmente a las mesas de México, el orgánico es alimentado con una buena fuente de granos, sin hormonas de por medio que incrementen su peso y puedan causarle daños al ser humano.

Esto logra que el color de la piel y el sabor de la carne del animal sean completamente diferentes, aunque las dimensiones del ave sean más pequeñas, gracias a que no se encuentra adulterado, apuntó.

Subrayó que aunque muchos alimentos orgánicos son importados, existe una oferta interesante de origen nacional. De esta forma, en los supermercados es posible encontrar productos orgánicos mexicanos como café, azúcar, sal, chocolate, aceite de oliva y de maíz, jugos de frutas e incluso una especie de miel de agave.