Inicio Vía Orgánica

Nueva Ley de Semillas, Otra Forma de «Entregar al País»

  • Los campesinos se convertirán en infractores al utilizar semillas no certificadas: Elena Khan
    Por Grecia Ponce
    Cambio de Michoacán, 10 de Octubre de 2007
    Derecho al Fuente
La nueva Ley de Producción, Certificación y Comercio de Semillas, que entró en vigor el pasado 14 de agosto, fue el centro de los debates durante la realización en esta ciudad de la segunda Reunión Nacional por el Mejoramiento, Conservación y Uso de los Maíces Criollos. Durante el evento trascendió que sólo el 30 por ciento de las semillas actualmente están certificadas.

Y es que a raíz de la entrada en vigor de la citada norma, que según activistas antitransgénicas viene a perjudicar al campesinado mexicano, se ha desatado una polémica entre los que están en contra y los que defienden esta legislación.

Lo que pasó ayer fue que dio inicio esta segunda Reunión Nacional que concluirá mañana. Se registraron 21 estados del país asistentes, pero también hubo representantes de Estados Unidos y Australia.

La reunión se congregó en honor del doctor Fidel Márquez Sánchez, a quien según el programa se le entregaría un reconocimiento, pero el homenajeado no se presentó a recibirlo.

Ayer se dictaron seis ponencias magistrales entre las que estuvieron la de Conservación y uso de maíces criollos, la nueva Ley de Semillas y su relación con los maíces criollos, Políticas públicas para incrementar la producción de maíz en México, Análisis de las políticas públicas para incrementar la producción de maíz, Perspectivas de la producción y el mercado del maíz, y La organización campesina y oportunidades para la comercialización de maíces criollos.

Piratas de la tierra

En riesgo de convertirse en piratas como consecuencia de la nueva Ley de Semillas se encuentran los campesinos, quienes a través de los siglos han ido mejorando y preservando semillas, concordaron en opinar algunos de los asistentes a la reunión, al hablar de que estarán obligados a registrar y certificar las semillas que utilicen para la propagación y cultivo de especies.

También deberán pagar por las patentes que han registrado poderosas transnacionales para explotar diversas especies, si es que quieren seguir cultivando la tierra, donde cada semilla tendrá dueño.

Contra la nueva Ley de Semillas se manifestó la médica Elena Khan, quien por otra parte alertó acerca del consumo de la soya entre la población en general.

Destacó que la soya, cuya comercialización global sólo le conviene a Monsanto, la poderosa transnacional, y que ésta contiene estrógenos que le hacen bien a las mujeres en la época del climaterio, pero que a infantes varones les provoca el crecimiento de los pechos.

Reprochó la especialista en alimentos transgénicos y sus consecuencias en el ser humano, que el Congreso de la Unión, en una sola sesión, aprobó la nueva Ley de Semillas.

Se preguntó cómo los campesinos se convertirán en infractores al utilizar semillas que no están certificadas y cómo ésta es una nueva forma de «entregar al país».

También alertó contra los transgénicos el doctor en Agronomía e investigador del INIFAP, Antonio Turrent, quien destacó el mejoramiento genético natural que realizan los productores. Alertó que ellos se convertirán en piratas.

En defensa de la nueva Ley de Semillas salió Eduardo García Vaca, subdirector de Registro y Control de Variedades, quien hizo una apología de esta controvertida norma y exoneró a su jefa, quien no llegó a la reunión, Enriqueta Molina Macías, directora del Servicio Nacional de Inspección y Certificación.

García Vaca dijo creer que «tanto no es justo que el sector gobierno promulgue una legislación al vapor, aunque no lo es tanto, ya que se hacen consultas, a pesar de que es imposible consultar a todos los involucrados».

Agregó que no desea que pase «como la Ley del ISSSTE, de la cual no se más que lo que se dice en los medios; que después de que ya está aprobada y va a entrar en aplicación, todos reaccionemos, alcemos la mano y digamos que no la queremos».

Dijo que todavía es tiempo de incidir en esta norma, pues según él habrá foros para tal fin.

También señaló que las metas de dicha ley, de aquí al 2012, pretende que estén certificadas y registradas el 50 por ciento de las 1,246 variedades de maíz, divididas en 38 especies, de las cuales están registradas sólo el 30 por ciento.

En porcentajes menores están certificadas semillas de sorgo y trigo.

De todos modos de poco sirvieron sus argumentos, pues hubo más en contra de la ley que a favor.         

© Copyright 2007 Cambio de Michoacán. Todos los derechos reservados.