Inicio Vía Orgánica

La Corte Suprema de USA Contra El Uso Propio de Semillas de Soja RR

Un agricultor del Mississippi deberá pagar a la semillera Monsanto 375,000 dólares por haber guardado soja RR para resembrar en 1998

CAPITAL FEDERAL - Homan McFarling, un farmer de unos 65 años, con una explotación de 5.000 acres (unas 2.000 hectáreas) en Mississipi, deberá pagar una fuerte suma de dinero a la empresa Monsanto por haber reservado semilla de su propia cosecha.

Esta costumbre para el ahorro de simiente fue defendida por el farmer en virtud de que ya la utilizaba su padre, cumpliendo con lo que el agricultor considera una "reverenciada tradición" en el sector agrícola.

Pero la empresa multinacional acusó al viejo Homan de haber violado el contrato tecnológico que protegía la propiedad de patente de la empresa ante los tribunales estadounidenses en 1999.

Se trata de una política que la empresa viene ejerciendo con cerca de 150 productores y unas 40 empresas del sector en 25 de los 50 Estados del país del norte, según datos del Centro para la Seguridad Alimentaria.

El caso McFarling llegó a la Corte Suprema, luego de haber sufrido el productor fallos adversos, pero los jueces del máximo tribunal de los Estados Unidos desestimaron el pedido de apelación, aunque sin argumentación, y con ello le dieron la razón al querellante, la compañía biotecnológica Monsanto.

Como resultado el agricultor deberá pagarle a la multi la suma de 375.000 dólares por haber reservado semilla de propia producción para resembrar al año siguiente, violando de esta manera los derechos de propiedad intelectual de Monsanto.

"La decisión de la Corte Suprema ayuda a asegurar la inversión continua en un tipo de investigación y desarrollo necesario para mantener a los productores en el tope de la productividad" dijo la vocera de la compañía, Geri Berdak, en los Estados Unidos.

La representante de la empresa añadió que "creemos que una fuerte protección de los derechos de propiedad intelectual sostienen la inversión necesaria para mantener la mejora genética continua".

Por su parte los abogados de McFarling consideraron exagerada la suma que deberá abonar su defendido a los creadores de la tecnología RR.

En su momento, Monsanto había argumentado que McFarling había violado el "acuerdo tecnológico" con la compañía al haber incurrido en la práctica del uso propio de la semilla.

Los abogados del productor argumentaron que la ley de patentes no le permite a Monsanto controlar el uso futuro del producto de semillas que fueron compradas y plantadas.

Pero la justicia americana sostuvo que la segunda generación de semillas eran "copias casi idénticas" (sic) de las semillas patentadas por Monsanto (CAMPONOVA)