Menos Arroz Cuando Más se Necesita

Menos Arroz Cuando Más se Necesita

  • Crisis alimentaria
    Economist Intelligence Unit, via La Jornada, 27 de Mayo de 2008
    Derecho al Fuente

Por primera vez en dos décadas existe una verdadera posibilidad de que la demanda comercial de arroz no pueda satisfacerse totalmente en 2008. En el papel, puede parecer un pequeño problema. Con pocas excepciones, las recientes cosechas han sido bastante buenas. Pero el mercado se ha visto desestabilizado por otros cereales, en particular el trigo. Por otra parte, las protestas, a veces violentas, por la escasez de alimentos en varios países han hecho ver a muchos gobiernos la importancia de preservar o, lo que es más importante, demostrar que preservan el abasto de comida para sus poblaciones.

Con esta finalidad, algunos países importadores de arroz han adelantado sus proyectos adquisitivos, mientras muchos exportadores, de Vietnam a India y de Egipto a Guyana, han reducido o han suspendido sus ventas. La acelerada demanda y la oferta restringida dieron lugar a una explosión de precios durante los primeros meses de 2008, lo que ha provocado que otros gobiernos adopten acciones similares.

Tomando en cuenta el impacto que estos precios tienen sobre las ventas al público, el consumo de arroz se verá deteriorado, y algunos países empobrecidos, los de África subsahariana por ejemplo, no tendrán más opción que comprar menos.

El consumo mundial de arroz durante el periodo 2007/08 se estima actualmente en 421 millones de toneladas, casi sin cambio desde el año anterior. Como el consumo tiende a crecer en alrededor de 3 millones toneladas por año, esta reducción es bastante significativa. Suponiendo que tarde o temprano los precios volverán a niveles que reflejen correctamente el balance entre reservas y uso, es probable que el consumo se eleve a 427 millones de toneladas durante 2008/09 y a 431 millones en 2009/10. En 2008 se espera que las importaciones mundiales de arroz sumen 27.9 millones de toneladas, 2.6 millones menos que en el año pasado. Pero se prevé que se recuperen para alcanzar 30 millones de toneladas tanto en 2009 como en 2010.

El caso Bangladesh

Los daños provocados por el ciclón de otoño pasado abatieron las reservas de arroz en Bangladesh, y se requerirán enormes importaciones para satisfacer sus requerimientos anuales. A causa de los altos precios del trigo importado, el gobierno no puede concluir su programa de distribución de alimentos, y es probable que aumente el consumo de arroz. Las importaciones están previstas en 1.6 millones de toneladas, el doble de 2007. Por suerte, la mayor parte de estas necesidades parecen haber sido aseguradas con exportaciones de India antes de que los precios se fueran por las nubes en febrero y marzo y forzaran al sector privado a dejar de comprar.

Filipinas, consumo al alza

El consumo de arroz en Filipinas, en parte subsidiado por el gobierno, sigue elevándose debido al alto costo del trigo importado. Se prevé que durante el periodo 2007/08 alcance 12 millones de toneladas, casi 1.6 millones más que la última cosecha. Las importaciones podrían incrementarse aún más por adquisiciones gubernamentales que intentan desalentar la especulación de los comerciantes locales, y se prevé que Filipinas se convierta en el mayor importador de arroz en 2008, con compras de 2.4 millones de toneladas. El anuncio de un precio de adquisición debería estimular la salida, en tanto que la recuperación de las reservas durante 2008 reducirá los requerimientos de importación en los próximos dos años.

En Indonesia, el gobierno intensifica su programa de distribución de arroz subsidiado. Se espera que en 2008 casi 19 millones de familias pobres se beneficien con un abasto de 2.8 millones de toneladas. En 2007, el programa atendió a 16 millones de familias con 1.7 millones de toneladas. Los aranceles de importación se han reducido para compensar el impacto inflacionario de los elevados precios de importación, y se han prohibido las exportaciones para evitar que las reservas fluyan a países donde los precios son más altos. Y aunque las fuertes lluvias garantizaron un buen riego para la cosecha de 2008, también redujeron la calidad; y la producción, 2% mayor que el año pasado, será menor que la meta gubernamental. Se prevé que los requerimientos de importación para 2008 sean de 1.6 millones de toneladas, lo que se compara con 1.9 millones de toneladas en 2007. Suponiendo un clima razonable, y un aumento adicional de la producción, es probable que las importaciones caigan a 1.4 millones de toneladas durante 2009 y a 1.2 millones en 2010.

Nigeria, vulnerable

Los altos precios de importación y la escasez afectan a Nigeria, principal importador de arroz en África y tercero en el mercado mundial, con importaciones de alrededor de 1.7 millones de toneladas en 2007 (gran parte de las cuales se contrabandean desde países vecinos con menores aranceles de importación). La producción local no ha aprovechado los diversos incentivos gubernamentales -como semillas subsidiadas- debido a las erráticas y poco confiables reservas de combustible y fertilizantes, y a la dificultad y alto costo de transportar las cosechas desde los distritos a los grandes mercados urbanos.

La prohibición en India de exportar arroz que no sea basmati y la reducción de importaciones desde Tailandia afectarán las reservas, y Nigeria no tendrá otra opción que recurrir a las importaciones de trigo y maíz, pese a su costo, para el abasto doméstico. Es probable que el consumo de arroz descienda y se prevé que durante 2008 las importaciones sean de sólo 1.2 millones de toneladas. Suponiendo que sean accesibles durante 2009, es muy probable que las de Nigeria se recuperen para llegar a 1.7 millones de toneladas.

Poco aumento de la oferta

Se prevé que la producción mundial de arroz en 2008 (que en su mayoría se comercializará en 2009) será de 429 millones de toneladas, 6 millones más que en 2007. Para estabilizar sus mercados locales, muchos países exportadores han restringido sus ventas.

En el caso de China, en apariencia tiene grandes reservas de arroz (los cálculos varían por la dificultad de precisar los volúmenes y condiciones del grano en manos de productores), pero la preocupación del gobierno por los crecientes gastos alimentarios implicará que las exportaciones permanezcan estrictamente controladas por impuestos y cuotas, pese a las probabilidades de ganancia en el mercado internacional. Sin embargo, el consumo de los principales productos alimenticios (arroz y trigo) disminuye poco a poco, y la gran cosecha de 2007 debería permitir un modesto incremento de las ventas, a 1.6 millones de toneladas en 2008, lo que se compara con 1.3 millones toneladas en 2007. En 2009, las exportaciones podrían ser de 2 millones de toneladas.

Las exportaciones estadunidenses han aumentado, pero ante las reservas más bajas en 27 años, no hay ninguna posibilidad de que puedan compensar las reducciones de otros países exportadores. Para 2008, las exportaciones se prevén en 3.5 millones de toneladas, 500 mil más que en 2007; pero, ante un creciente uso doméstico, este año será necesaria una cosecha excepcional para mantener las exportaciones en 2009.

A finales del periodo 2007/2008 las reservas mundiales sumarán 75 millones de toneladas, de las cuales la mitad corresponderá a China. Las reservas gubernamentales de India no podrán lograr el mínimo deseado de 6 millones de toneladas al final del ciclo, el 30 de septiembre, pero las privadas probablemente sigan aumentando debido a la prohibición de exportaciones. Asimismo, las reservas intervenidas de Tailandia descenderán, pero los mayores volúmenes estarán en manos de agricultores y comerciantes. Al final del año comercial, los excedentes estadunidenses serán particularmente pequeños: 700 mil toneladas, apenas la mitad del año anterior. Se espera una moderada recuperación de las reservas mundiales durante los ciclos 2008/09 y 2009/10, a medida que la producción, impulsada por los altos precios, deje su estado actual de inactividad.

EIU estima que, de hecho, las reservas de arroz son suficientes para satisfacer la demanda comercial normal durante 2008 (y que lo serán también los dos siguientes ciclos). A medida que esta realidad sea comprendida por el mercado, los precios se reducirán y se eliminarán algunas de las barreras comerciales impuestas en fechas recientes. Sin embargo, en vista de la escasez de trigo y otros cereales, es poco probable que los precios de exportación regresen a sus niveles de antes de octubre de 2007¸ y podrían dispararse de nuevo en caso de una mala cosecha en uno o varios de los países productores.