Un Toro Mexicano es Sometido a Un Proceso de Clonación

Un Toro Mexicano es Sometido a Un Proceso de Clonación

  • El Primero en Latinoamérica
    Por Sofía Miselem
    AFP, 3 de Noviembre de 2007
    Derecho al Fuente
desde Perfil.com, Buenos Aires

Se llama Zalamero y es uno de los 23 animales indultados de los más de 10.000 que lidiaron en la Plaza de México. El proceso es llevado a cabo por el mismo laboratorio que clonó a la oveja Dolly

Tecalli de Herrera, México - Zalamero, uno de los 23 toros indultados de los más de 10.000 que se han lidiado en la Plaza México, es el primer animal de Latinoamérica sometido a un proceso de clonación, el cual inició en un rancho del estado de Puebla (centro) y continúa en Canadá.

"Se tomaron cuatro muestras de Zalamero, dos de la oreja y dos del anca y se llevaron a Canadá en un medio de cultivo para reproducirlas. En un mes conoceremos la viabilidad de estos tejidos para ser clonados", dijo a la agencia de noticias AFP José Manuel Fernández, criador de toros de lidia y propietario del ejemplar.

La clonación del bovino es llevada a cabo por el mismo laboratorio que en 1996 clonó a la oveja Dolly, el primer animal del mundo en ser sometido a este polémico proceso de reproducción y que fue sacrificado en febrero de 2003. A la espera de que los cultivos de tejido celular y muscular de Zalamero produzcan las suficientes células para ser clonadas, el animal, de más de 500 kg de peso y al que llaman "Salami" de cariño, pasa sus días en el rancho mexicano El Rocío, en Tecalli de Herrera, Puebla.

Rodeado de 30 vacas bravas, todas de color negro y con amenazadores pitones, Zalamero se acerca al ocaso de su vida pues ya tiene 17 años y este tipo de animales vive en promedio 18, explica Karlo Pastrana, sobrino del propietario del toro y también involucrado en el proceso de clonación. "Ha resultado un excelente semental. Aunque ya esté viejito sigue preñando a las vacas y todas, las 30, cada año tienen a su becerro", explica Pastrana mientras Oscar, el cuidador de Zalamero, trata de atraerlo con una cubeta de alimento, aunque siempre se mantiene a distancia o se protege detrás de las vallas.